Mi vida con Michael Jackson (Obituario Pop de Mierda)

michael-jackson-thriller

Éramos muy pequeñas cuando salió Dangerous. Una de mis primas menores era fanática hasta los huesos del Rey del Pop. Yo me encontraba en aquella fase latente en la que nada en particular te agrada. Pasaban especiales en la televisión y los veíamos juntas, pero me tapaba los ojos cuando salía Thriller. Michael era imagen de la Pepsi, y era posible conseguir vasos con su imagen si juntabas una cierta cantidad de corcholatas o taparoscas. Mostraron Moonwalker en el Canal Cinco. No recuerdo nada más que al ya pálido superhéroe haciendo el paso de su autoría (mas hay quienes sostienen que Rigo Tovar lo inventó primero) bajo la fuerte luz de un reflector.

Mi división de Girl Scouts (Gacelas) organizó un campamento en el Club Cima. Hubo misa, carreras con obstáculos, barbacoa y demás actividades. En la noche, cerramos la jornada con un juego de canciones alrededor de la fogata. En aquella dinámica, pretendíamos dar noticias falsas y positivas para ver al mundo de una manera distinta. Una de las notas fue “Michael Jackson y Madonna cantan en español”. Según nosotras, el tema con el que realizaron dueto fue el de “yo tengo un tallarín, un tallarín, que camina por aquí, que camina por allá…”

Hubo rumores sobre un concierto en Monterrey. Iríamos mi padre, una amiga suya y su fanática hija. Todas las chicas estaban vueltas locas por él. Pero, como siempre ocurre en una sociedad centralista, únicamente se presentó en la capital del país. Así como lo hizo Madonna, quien la verdad me vale madre y no daría un comino el día que se atragante con agua de Kabbalah.

Recuerdo haber visto la portada del Gente, sección de espectáculos del periódico El Norte, donde salía la foto del artista con un niño. En letras gigantes, el titular exclamaba “MICHAEL JACKSON ME VIOLÓ”. No sabía que significaba aquello, pero suponía que era algo grave; pues cuando se lo hacían a todas las protagonistas de las telenovelas que seguía mi abuela, era motivo de drama al extremo.

Están también los créditos de Free Willy. Ya saben, la segunda película en la que salió Keiko.

Xuxa, la reina de los bajitos (y de sus altotes padres), sacó su propia versión de El Juego de los Nombres. Ya saben, aquella canción que dice “Ana Bana Bobana, Banana Nana Bobana” con la que les hicieron la vida de cuadritos a todas las Anas de Latinoamérica. Casi al final, decide jugar con el nombre de Michael Jackson y exclama, en muchas palabras, que es fabuloso y buen bailarín. No encuentro la letra ni el video. Se agradecería bastante.

En una entrega de premios MTV, salió el conjunto ‘NSYNC interpretando el sencillo Pop. El performance, como era de esperarse, era fuertemente pop: la parodia de un comercial en blanco y negro, animaciones á-la Roy Liechtenstein, Superman, referencias a Warhol, colores chillantes antes de que existiera el Nu Rave, y un Etch-a-Sketch gigantesco al fondo. En vivo y de manera totalmente inesperada, la superpizarra mágica escribió “KING OF POP” y delineó una silueta familiar. De ahí salió Jacko a sacarle la baba a todos con sus pasos de baile.

Y a mí sí me gustó You Rock my World.

También recuerdo documentales y pseudo-documentales. Lo recuerdo abrirse ante Bashir como si fuera un amigo de toda la vida, junto a los sucios comentarios de la voz en off que apuñalaba por la espalda. Para ese entonces, ya sabía el significado de “violación” y no lo creía capaz de hacer eso. Sí creí (y creo) que gustaba más de la amistad con los niños, que dormían juntos como en inocente piyamada, y que su relación era como la de cualquier grupo de camaradas. Por adultos como Bashir, resulta mejor juntarse con peques que no tergiversan comentarios ni tienen malos pensamientos. Una biopic para VH1 donde un actor menos flaco y con maquillaje cada vez más claro fue su forma de defensa contra aquel sucio reportero británico. Ahí también sale la imprudencia del bebé. La que todos vimos en las noticias.

Sus acusaciones de racismo contra Emilio Estefan. Decía que no le había apoyado con su nuevo disco porque es negro.

Están en mi mente las audiencias con la corte, las piyamas, la naricita, Corey Feldman, Jay Leno, Macaulay Culkin, los fans y la liberación de las palomas por cada veredicto no culposo. Tan en vivo y tan inesperado como aquella presentación de la que hablaba hace pocos párrafos.

Uno de los momentos más bellos de mi vida tuvo que ver con él. Estaba en Dallas, completamente sola, sentada en el tren y regresando del mandado. A dos asientos, iba un afroamericano con enorme cabellera y ropas gastadas. De los audífonos de su discman salía Thriller a todo volumen. Cuando llegamos a su parada, yo no quería que se bajara porque se llevaría la banda sonora de aquel instante.

“When Michael Jackson dies, we’re covering Blackbird”.

Está también el famoso Golimar. Y la representación en una prisión filipina. Y el baile sorpresa en una boda. Y el episodio de The Simpsons donde un loco se cree Michael. Y el episodio de South Park donde un tal señor Jefferson se vuelve amigo de Cartman. Y Enjuto Mojamuto tiene un poster suyo con E.T.
Y la película de The Wiz. Y la hermosa canción de Ben.
El Maikelyakson. El Robocó”.

Apenas el viernes pasado pusieron Billie Jean en la radio, cuando volvía al trabajo después de depositar mi cheque. Llegué cantándola y se contagió en la oficina.
Hoy mismo, un par de horas antes de que TMZ publicara la nota, una compañera nos compartía una lista con las mejores 400 películas de todos los tiempos. Nos preguntó cuál creíamos que merecía el primer lugar, y entre la conversación salió el video de Thriller.

Luego, los boletines de último minuto comenzaron a brotar. Los rumores, los murmullos, la caída del Internet. Como Farrah Fawcett había muerto esa mañana, se veía venir un Apocalipsis. Comentarios sobre Jeff Goldblum y Harrison Ford. Un rapto de celebridades, donde los famosos iban al cielo y los insignificantes estábamos condenados a encarar a los Cuatro Jinetes.

Digo, ¡el banner de este pinche blog es de una foto Jacko-related!

Estas son las memorias que tengo con él durante el tiempo que estuvo vivo. No dudo que vengan más en un futuro.

Eso es lo bello de la música: cuando el intérprete muere, la conexión entre su obra y el escucha sigue, y sigue, y sigue, aunque no haya sido contemporáneo nuestro. Lo mismo puedo decir de Erik Satie, Billie Holiday o Ian Curtis. Lo mismo podrían decir mis nietos sobre Nina Simone, Elliott Smith, Johnny Cash y el mismo Michael Jackson.

Al rato hago el de la Fawcett. No quiero parecer de esos Bad News Bears que sólo hablan de defunciones.

Anuncios

4 Respuestas a “Mi vida con Michael Jackson (Obituario Pop de Mierda)

  1. HOLA ME LLAMO VALERIA ARAYA Y SOY UNA FANS DE MICHAEL JACKSON Y CUANDO SUPE QUE EL MURIO ME PUSE A LLORAR PORQUE QUEDE IMPACTADA CON SU MUERTE, TENGO 10 AÑOS Y EL ME ENCANTABA TENGO TODOS SUS DISCOS LO QUERIA TONOTO QUE LLEGE AL EXTREMO DE LLORAR GRACIAS POR PRESTARME ATENCION DE TODOS MODOS LO QUERIA Y NUNCAS ME VOY A OLVIDAR DE MI GRAN MICHAEL JACKSON MICHAEL JACKSON TE AMO

  2. me llamo celeste y adoro amichaell y que lastima que murioooo porque yo siempre quise algun discoo de ellll y no te pude conocerteeee sos lo massss
    y jamas me voy a ovidar unos de os talento mas destacado en tdo el mundoooo
    te adoroo y sos mi FANS NUMERO 1

  3. sos muchoo ‘para mii y aunque ahora estes en el cielo para mi vas a estar en mi corazonn

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s