Chica Pop de Mierda presents: Mad Max en Videodromo MTY. Hoy, 8:30 PM

Van a decir que cómo jodo con Videodromo. Que nos queremos, que somos novios y que go get a room. Pero la verdad es más divertido hacerlo acá, en público. 😉

Verán, aparte de tener películas en renta y venta, tienen funciones todos los días bajo diferentes ciclos de acuerdo al día de la semana. Martes de operas primas de los 90s superhéroes guajiros para nuestra ciudad, miércoles de cine de los 80s, jueves de las mejores películas de los 2000s, viernes de nuevas tendencias, sábados y domingos de estrenos y reestrenos, y lunes de programadores invitados. Este lunes, muchachos, es donde entro al quite.

Mi minireseña para el sitio Web y el evento en Facebook.

La más grande joya del cine australiano de explotación. En un futuro cercano, con crisis petrolera incluida, una pandilla se dedica a destrozar lo poco que queda de la carretera y pueblos aledaños. Uno de sus miembros, Night Rider, muere tras ser perseguido por el patrullero Max Rockatansky. Ya sabemos lo que sigue: vendetta tras vendetta tras vendetta, llevando a Max a la soledad y la locura.

Fue dirigida por un médico de profesión y filmada durante las vacaciones navideñas. Las persecuciones son reales, los vehículos acabaron siendo pérdidas totales, y hasta surgió la leyenda urbana sobre la muerte de uno de sus stunts. Casi todos los actores fueron principiantes, entre ellos el protagonista: un norteamericano de 22 años llamado Mel Gibson. Quizás el más preparado haya sido Hugh Keays-Byrne, el archivillano Toecutter, miembro de la Royal Shakespeare Company.

Mad Max lo tiene todo: chicos guapos, acentos sexys, autos hermosos, paisajes desoladores, distopia, botas de cuero, chamarras de vinipiel, escenas memorables, uno que otro momento cursi, y verdadero ímpetu cinematográfico.

Mad Max es de mis películas favoritas EVER. No soy mucho de actionz thrillerz, pero este tiene muchas cosas que la mantienen a flote. Es acción de verdad, sin CGIs ni reglamentos. Es novatada. Es aventura. Es fallo y error. Casi como todo el cine australiano de explotación en aquellos tiempos. Sus directores eran tipos desenfrenados, sus historias eran cero apologéticas, y el talento actoral y corporal era capaz de encenderse en llamas en nombre del séptimo arte.

Un día que puedan, y si tienen estómago, échense Not Quite Hollywood: The Wild, Untold Story of Ozploitation!. Aquí se cuenta mucho de lo que sucedió antes, durante y después de estas creaciones. Mad Max, les advierto, es la más mainstream/fresita de todas.

Es más, pensándolo bien, ¿por qué no mejor programé esa? Porque a) no voy a ser una snob, no las he visto todas ni me interesan todas; b) me gusta más Mad Max, y c) me van a salir con que “si tanto amas lo australiano ¿por qué mejor no te vayas allá en lugar de a [lugar not-so top secret que necesita amarrarse]?”, o “si tanto amas Australia, ¿por qué no te casas con ella?”.

Porque es ilegal, batos. Es ilegal y contranatura casarse con un país. Ew.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s