Deerhunter y los mineros

Anoche llegué de un convivio mediocre en fiesteo pero bueno en networkeo, y me puse a vociferar por Internet con mis amigos de Latinoamérica. Andaba de malacopa y de I’m so ronery, cuando una amiga me trató de animar con esto:

ay ya no estes de malacopa. hay partido de mexico y estamos viendo como sacan a los mineros

EQUIS con el partido de México. 2-2 contra Venezuela, en Ciudad Juárez, en algo que llegó a ser llamado “partido de caridad” por hacerle el favor a esta ciudad de tener un evento. ¿Lo de los mineros? ¿Qué? ¿Cómo de que están viendo cómo los sacan?

Para los pocos que no estén familiarizados con la historia: el 5 de agosto del presente año, cerca de Copiapó, en el norte de Chile, se colapsó la mina San José. Dentro de la mina de oro y cobre se quedaron 33 trabajadores. Ya la zona tenía su mala reputación: había sido cerrada en el 2007, cuando la familia de un trabajador muerto demandó a los dueños; pero fue abierta al año siguiente. Cada año muere un promedio de 34 mineros en el país; y aunque sean de los mayores productores de cobre en el mundo y de los empleados mejor pagados en América Latina, el riesgo está siempre ahí.

Pero el incidente de San José, más que ser una tragedia nacional, ha resultado ser un bizarro cuento de hadas. Como Amélie, Pushing Daisies, y más tiernas historias atascadas de humor negro, con su buena dosis de comedia Simpsoniana. La misión de rescate comenzó el día siguiente del derrumbe, supervisada por el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, la Subsecretaría de Minería, la SERNAGEOMIN, y todos nosotros allá en casita. Así es. Fuimos partícipes del proceso minuto a minuto, hora tras hora, siempre en las noticias. Vimos cómo excavaron varios hoyos en vano. Celebramos el 22 de agosto cuando cartas y notas salieron de un pequeño tunel hecho cerca del refugio subterráneo. Por este mismo túnel les enviaban alimentos y medicinas, mantenían contacto escrito, y eran filmados a manera de Big Brother. Por estos videos los veíamos mandar saludos, lanzar besos, apoyar sus equipos de futbol, festejar la independencia chilena. Todo fue tratado con extraño y exagerado optimismo. Los 33 mineros estaban bien, como nos habían dicho en aquella legendaria nota.

Lo más natural hubiera sido, bajo estas circunstancias, que el rescate definitivo también hubiera sido cubierto por los medios. En efecto, lo está siendo ahora.

Anoche vimos como se metió el primer rescatista a una enorme cápsula, bajó al refugio, y sacó a Florencio Ávalos. Después de él, han ido bajando más rescatistas y saliendo más mineros uno por uno, con gafas especiales para no quedarse ciegos con la luz del día, abrazando al presidente y a sus seres queridos antes de ser transportados en camilla para chequeos de emergencia. Antes de sacar a cada trabajador, la televisión chilena nos enseña cápsulas – otra vez, a la manera de Big Brother – donde el minero se presenta desde dentro de la mina, los familiares cuentan su historia con ayuda de fotografías y videos, y se nos habla de sus pasiones y anhelos. Los mineros son celebridades por el hecho de sobrevivir al encierro, y no por algún otro talento más. Es mejor que ser celebridad por ser hijo de alguien y por meterse coca en el antro.

Ahora: ¿qué tiene que ver Deerhunter con esto? Mera asociación pop de mierda. Mero detalle anecdótico. Casi al mismo tiempo que me contaron lo de los mineros, me contaron también que NPR transmitiría el audio del concierto de Bradford Cox y sus amigos desde Washington, D.C. Decidí matar dos pájaros de un tiro y escuchar el concierto mientras veía el rescate. No me lo creerán, pero combinan bastante bien. “Revival” sonaba al mismo tiempo que los rescatistas y familiares cantaban el himno nacional. “Come on, little boy, you don’t need to cry” parecía decirle Cox a los desesperados. La melancolía de los temas embonaba con la de los momentos vividos antes y durante el cautiverio. Los ruidos y las transiciones parecían reproducir la angustia en lo que subían y bajaban la Cápsula Fénix. Y, a veces, no sabías cuáles aplausos y bravos venían del concierto y cuales del rescate.

Dos motivos de júbilo son puestos a la par: la casi perfecta presentación de una buenísima banda, y la organización de un proyecto de rescate con precisión quirúrgica. ¿Que si está bien la transmisión de dichos eventos ante la gente de todo el mundo? ¿Que si merecen reservarse a la privacidad de invitados e involucrados? Quién sabe. Todos somos involucrados de cualquier modo: los seguidores y aficionados de Deerhunter por un lado; por el otro, los latinoamericanos que anduvimos con el Jesús en la boca – ahí te hablan, DeLeón-Serratos -, los chilenos o chilenofílicos que se sienten muy apegados a aquella linda nación, los mexicanos que nos acordamos de Pasta de Conchos con enojo y frustración. Es lo correcto compartir estos bellos momentos. No serán buenas las intenciones ulteriores (seguro que Sebastián Piñera lo utilizará para una futura reelección) y tampoco será bueno que los mineros sean ahora prisioneros de los medios de comunicación durante las próximas semanas (algunos ya lo fueron desde el encierro mismo. ¿Qué tal lo del señor y sus dos mujeres?), pero no todos los días hay buenas nuevas en el noticiero. Es justo contar con algo que nos haga felices por el prójimo y que renueve nuestra fe en la humanidad.

No menciono los puntos en contra de transmitir un concierto por Internet, porque no los hay.

P.D. Luis me comentó este pequeño detalle:

fun fact. La canción de Agoraphobia de Deerhunter fue inspirada según Bradford en alguien quien quería ser enterrado vivo, pero que lo cuidaran constantemente para que siempre estuviera al borde de la muerte… o algo asi lei…

M A D R E S

Anuncios

4 Respuestas a “Deerhunter y los mineros

  1. A huevo, Marteeka. Me animó bastante. Todavía ando viéndolo todo hasta que salga el último. 🙂 Gracias por compartir. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s