De cerca: Isle of Wight Festival 2011 (Jueves y Viernes)

Cuando estaba a punto de mudarme para Inglaterra, tanto mis amigos regios como yo imaginábamos la horda infinita de bandas y artistas que tendría el gusto de ver, babear y conocer. Alucinaba que los vería cada fin de semana, casi cada día, y poco menos que tocarían en mi casa.

Desgraciadamente, tanto las extenuantes tareas como la asquerosamente genérica escena del dubstep en Bristol y la brontrification de los eventos, hicieron imposible mi sueño por algún rato. A la fecha sólo me había tocado ver menos de cinco bandas y artistas. Twin Shadow, Jónsi, !!!, mil veces Manics. Buenas, pero pocas para más de nueve meses en estas tierras.

Toda esa escasez de tocadas se vio compensada el segundo fin de semana de junio. Y bastante.

Isle of Wight Festival es un festival antiquísimo que ocurre cada año en la pacífica y sureña isla de Wight. Comenzó en 1968, organizado por los hermanos Foulk, y llegó a tener decenas de miles de asistentes. El de 1970, con personajes como The Doors y Joni Mitchell, atrajo a más de 600 mil hippies que bailaban en el lodo, cagaban en el pasto – aún no existían los baños portátiles – y usaban coronas de flores en la cabeza. Hubo tanta gente, que los mochos de la isla y el gobierno sacaron inmediatamente un acta que prohibía las reuniones de más de cinco mil personas mientras no se contara con una licencia. Treinta y dos años y un documental después, el festival fue revivido en los terrenos de un parque de diversiones, y se ha ido expandiendo más y más cada verano. Cabe aclarar que los hermanos Foulk ya no tienen nada que ver con él, y lo único ‘flower power’ que queda está en las ilustraciones de Dave Roe y en las características coronas que siguen vendiéndose y usándose.

Esta décima edición ha sido mi primer festival veraniego inglés. Ya había ido en diciembre del 2005 a una edición de All Tomorrow’s Parties curada por The Mars Volta, pero fue en un centro vacacional de Sussex, con baños públicos limpios, instalaciones perfectas, y quedándonos a dormir en chalets con cama, sala, cocina, regadera, y televisión programada por ATP y los curadores. Los festivales de verano como Isle of Wight, Bestival, y Glastonbury no son para nada cómodos. Uno debe traer su tienda de campaña, encontrar un sitio donde ponerla, y hacerse valer de regaderas públicas, asquerosos baños portátiles, y lavabos con agua imbebible.

¿Pero creen que nomás fui a vivir cuatro días en medio de la nada, sin bañar y limpiar bien, nomás para jugar a ser Bear Grylls y sobrevivir en situaciones extremas? Oh, no. Al igual que casi todos las setenta y cinco mil asistentes – salvo, quizás, gente como nuestros vecinitos que fueron a tener sucio y enfermizo sexo casual con tierra bajo las uñas -, fui para ver a las bandas.

Llegamos el jueves por la tarde, después de un largo viaje en autobús que involucró subirse a un ferry para cruzar del resto de la Gran Bretaña insular hasta la isla de Wight. El paisaje es hermoso, y la televisión en el lounge presumía sobre otros atractivos en el área: jardines, tiendas de quesos, un restaurante estilo americano, joyerías, museos… cosas que dejaríamos pendientes para otra ocasión. Como llegamos en la tarde y no en la mañana, caminamos más hasta encontrar un espacio donde acampar. Puedes llevar tiendas de campaña de todos tamaños: desde las individuales donde apenas cabe tu perro, hasta literalmente departamentos de estudio con varios compartimientos donde la gente cabe de pie. Igual puedes llevar tu casa remolque, con propio baño y cocineta, pero eso te impedirá escuchar el eurodisco noventero de tus vecinos borrachos, el lloriqueo de los bebés de los otros vecinos, y los gemidos de las chicas y chistes de violación de los otros vecinos borrachos. Convivencia, chicos. Woo!

Isle of Wight tenía tres escenarios: el Big Tent, que es una gran carpa de circo con escenario mediano y pantallas a los lados; el Garden Stage, un pequeño escenario al aire libre cerca de un jardín con muchos árboles; y el Main Stage, una enorme arena al exterior con pantallas enormes a los lados del escenario techado.

El jueves estuvo sólo abierto el Big Tent, con pocos actos, así que aprovechamos para exclusivamente explorar el territorio. Entre los
caros puestos de comida, encontramos una que otra oferta. Los pasteles de pescado o nuggets de pollo, acompañados de papas, eran lo más útil y llenador para nuestra comida al día. Los más aventureros se fueron por un enorme platillo con curry, empanadas, arroz y demás mugreros por menos de siete libras. El alcohol estaba a precio de Londres, £3.50 la pinta de Carlsberg o cidra Strongbow, o la botellita de vino Echo Falls. No las mejores marcas, pero lo que había. Claro que muchos llevamos latas o refractarios con nuestras propias bebidas, y los tomábamos en las áreas de acampar, pues no te dejaban entrar con ellos a los venues y locales. Habían también tiendas de ropa, ya sea de caridad como Oxfam, o con frases incómodas o dibujos pasados de moda. Habían baños ‘de lujo’ – o sea, con palanca para bajarle y rollo para limpiarte -, pero te cobraban cinco libras al día si es que alcanzabas a comprar brazalete para entrar. Y, siendo el recinto un parque de diversiones, borrachos valientes se subían al martillo, a los carritos chocones, a madres con nombres como Terminator II, o a la rueda de la fortuna si querían llevársela leve. Ahora, que si estabas gedionda y te lavabas el cabello a cubetazos, podías ir a un puesto de Herbal Essences para que te secaran y plancharan. ¿Que quién querría hacer eso en un festival?

Pues las Chicas Naranjas. Así como las regias se maquillan como geishas para verse más blancas, las inglesas se meten a camas de sol y se maquillas como Oompa Loompas para verse bronceadas. Es tal la obsesión – ¿la culpa post-colonial? – con Estados Unidos, que desean verse californianas. En nuestros tiempos Elizabeth Siddal no se suicidaría por los engaños de Dante Gabriel Rossetti, sino por ser demasiado pálida y pelirroja como para hacer amigas.

Y con las Chicas Naranjas venían los Britreyes: playera polo, bermudas de cuadros, y sandalias Havaianas como si no les importara el lodo. Tres pelos en el pecho, burlas a los hippies con comentarios como ‘I wouldn’t do that, y todas las ganas en el mundo para ver a Kings of Leon y Kasabian para después ligarse unas chicas o, mínimo, ponerse ciegos de tanto beber.

Eran tantos CNs y Britreyes, que cuando veíamos a tatuados, pelospintados, perforados, disfrazados, panzones, noventeros, y chicas que parecieran Sooz de As If, decíamos ‘¡Al fin! ¡Gente normal!’, y nos juntábamos con ellos.

Pero los asistentes incómodos no impidieron que disfrutáramos. El viernes seguimos descansado, y nos sentamos a beber cidra bajo la sombra de un árbol. Tocaron la guitarra acústica Joe Janiak – quien cantaba como Olly de Turin Brakes pero era más ‘bonito’ – y  el muy irlandés John McIver. Al acabar nuestras bebidas y nuestros descansos, nos fuimos al Main Stage, y justo nos agarró la lluvia. Vimos a The Courteeners y Kaiser Chiefs. Buenos, pero no tanto. Soportables, bailables quizás. Ahora que vayan a Monterrey, espero que Kaiser Chiefs no evite tocar ‘The Angry Mob’ por aquello de ‘herir sensibilidades’, porque la verdad fue uno de sus momentos cumbre. Cerraron con ‘Oh My God’, donde, pues, me proyecté. Inmediatamente nos fuimos huyendo de Kings of Leon, y terminamos en uno de los pequeños clubs dentro del área, donde una banda tributo a The Smiths fue el verdadero highlight de la noche. Como quiera, de regreso en la tienda de campaña, alcanzamos a oir los últimos tracks de los hermanitos pedorros. Esa de ‘Secso en Fuego’, y esa de ‘Use Somebody’, y esa otra. Cerraron con fuegos pirotécnicos. Dije ‘no mames’, pero mi compañero juró que así iban a cerrar los demás días. No lo hicieron. No mames.

Mañana: lo que pasó el sábado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s