Cinco discos del 2011 que me gustan un chingo.

Apenas estamos casi a mediados de julio. No hemos vuelto a clases, no hemos dado el grito, no nos hemos disfrazado de la Gaga, ni hemos siquiera puesto a engordar el pavo que nos echaremos en diciembre. Pero como me da la gana, hablo de los discos que a la fecha considero los mejores del 2011. Escucharlos me hace sentir que no vamos en retroceso, que no se va a acabar el mundo – duh, no – y que siempre habrán flores creciendo entre la mierda. Claro, hasta que a esas flores se les ocurra agarrar un rifle [via Kurco] o echarse a nadar cantando ‘Whole Lotta Love’ [via Buckley]. NO LO HAGAN. Las armas son de cacos, y Led Zepelin apesta.

EDICIÓN: The Fool de Warpaint es del 2010, así que lo reemplazo con algo también bien chido, pero del 2011.

Foster the People – Torches

A finales del año pasado estuvo rodando por la Internet una pegajosa y especial canción pop que bien pudo haber estado en la banda sonora de The O.C. sin dejar de ser una cátedra de dedicación y experimentación. ‘Pumped Up Kicks’ tenía ese bajeo tan simple, esos sonidos bestiales y nocturnos, y el coro fácil de aprender desde la primera escuchada. Mucho estuvimos esperando su primer LP, y dándonos una idea de lo que encontraríamos cuando tocaron en Coachella. Sí, los batos tienen toda la finta de mirreyes. Sí, la transmisión de Coachella nos enseñó que la audiencia estaba llena de gente como la que se burlaba de ti en la prepa. Rumores llegué a escuchar de una compañera que sí fue que llegó a estar con ellos en el área VIP y vio como huían despavoridos de fanáticas casi ninfómanas. Pero eso no quiere decir que el material no es bueno. Para nada. Es fenomenal. Comenzando con ‘Helena Beat’ y siguiendo sin ningún punto débil, sacando ritmos de quién sabe dónde, con letras imposibles de borrar del cerebro. Pop de pies a cabeza, pero pop ñoño muy en el fondo. Estos batos son bonitos, pero leen, ven documentales, y se interesan en lo que haya pasado antes de que nacieran. Una canción hasta se llama ‘Houdini’. Y se verán muy hijos de papi, pero pueden cantar sobre vivir la ‘Life on the Nickel’. Las apariencias engañan. Gente que usa ropa de su abuelita puede hacer música mierdera. Gente que usa playeras con cuello en V de AmAppy puede hacer música pocamadre.

Anna Calvi – Anna Calvi

Cuando veía que batos ardidos ponían fotos de ella en tumblr, decía ‘¡oh, sorpresa! ¡Otra artista talentosa que da la coincidencia que es flaca!’. Si bien el sistema sigue siendo una mierda y quizás nunca hubiéramos podido escuchar a muchas cantautoras si no entraran en los estatutos de color, talla, dinero, país y órganos sexuales de nacimiento, la Calvi es una genialidad. Cuando la vemos en entrevista, es tímida y modesta, y habla como un pequeño ratón de campo que viene a traerte las tres mazorcas que logró cosechar este año. Pero la escuchamos cantar, y sale un verdadero monstruo. Y no, no es un monstruo que hace la mano garrita. Con su guitarra fantasmal y sucia, te arrastra directo hasta el centro de la noche. Te da miedo, emoción, saudade, y se paran los cabellos de tus brazos. Escribiendo esto mientras la escucho, les puedo asegurar que tengo la piel de gallina. Si cancionzotas como ‘No More Words’ o ‘Suzanne and I’ no les hacen lo mismo, es que ya no tienen alma. Y vean esto, donde a la gente de The Guardian le explica cómo hizo ‘Blackout’, un ejemplo de cómo logra mutar de ratón a león en segundos:

Uvi.Lov – Caligari EP

He visto crecer a esta familia desde hace muchos años. En fiestas en casas, en antros vacíos, en eventos universitarios. Hasta que, hace pocos meses, fueron llamados por la Cineteca a musicalizar en vivo proyecciones de Das Kabinet des Dr Caligari. Como aficionada al cine mudo, sentí verdadera felicidad y orgullo. No pude ir obviamente a las presentaciones, pero se cuentan experiencias fenomenales. Los chicos se vistieron y maquillaron basados en el expresionismo alemán, y fueron llamados a volverlo a hacer pronto. Les debo la fecha. Y no porque sean mis amigos los pongo aquí. Tengo muchos amigos con proyectos musicales, pero estos batos verdaderamente se llevan el pastel de la primera mitad del año. Ya con bien empleados estudios en música y arte, hemos visto cómo se han pulido cada vez más. Siguen volviendo al viejo tema ‘Caminando en Círculos’, quizás haciendo honor a su nombre, y quizás lo vuelvan a hacer de vez en cuando por el resto de sus vidas. ‘BARCELONA 66’ es también un recuerdo, corregido y aumentado, de lo que solían hacer en esas pequeñas fiestas. Pero ‘Canción Feliz’ es la distorsión de todas esas memorias, y el siguiente tema es un fuerte borrón y cuenta nueva:

Gus Gus – Arabian Horse

Sí. Cómo jodo. No me importa. Después de esa larga puñeta que fue 24/7, Gus Gus hizo esto que – cómo jodo – suena a como imaginaba sonaría la música en este milenio. Ya había perdido las esperanzas con tanta nostalgia postiza de grupos que comienzan con ‘The’ o tienen nombres chistosos, pero ellos han llegado a renovarlas. Verdadero dance inteligente, ya no futurista. ¿Presentista? Lo que sea. El ex-colectivo ahora cuarteto enseña que menos es más desde el primer tema. Daníel Águst sigue teniendo esa voz hecha a la medida, y ahora con Urður Hákonardóttir como integrante permanente se consigue algo más ‘supersónico’ en temas como ‘Be With Me’ y ‘Over’. Claro, sin olvidar los ecos del pasado islandés con ese vikingo llamado Högni Egilsson que les echa la mano en ‘Within You’ y ‘Deep Inside’. En estos momentos no supero ‘Arabian Horse’, pero quizás mañana no supere otra del álbum.

The Horrors – Skying

Esta chingonería salió hoy a la venta en Reino Unido, pero desde la semana pasada estaba lista para escucharse en la página de XL Records. Esta es otra banda a la que hemos visto dar el estirón salvajemente. Desde cuando querían dar miedo en Strange House y tenían apodos ‘ñaca ñaca’, hasta que chuparon todo lo que pudieron de Neu! y otras complejas bandas de krautrock para aquella chulada llamada Primary Colours, hasta ahora. Sus nuevos ídolos vienen de aquellos tiempos dorados de finales de los ochentas a principios de los noventas: Psychedelic Furs, Simple Minds, Ride, My Bloody Valentine, y un pelín de Echo & The Bunnymen. Hasta en la calidad sonora hay recuerdos de aquellos días. A veces siento que pertenece más al cassette que al CD o al MP3. Se antoja para rotarlo con lado A y lado B, hasta que se aguade la cinta, con esos audífonos peludos que te dejan sucios los oídos. Pero la clara manera en la que fueron grabadas las vocales de Faris Badwan, muy a pesar de la espacial y lejana música, nos ponen los pies en la tierra y nos recuerdan que esto está pasando ahora. Y la portada será muy genérica del chill wave (nada que ver con lo que sea que toquen los Horrors), pero es bellisísima. En una tienda de por mi casa tienen el póster. Me lo voy a robar. Consigue, como el contenido sonoro, llevarte a un lugar mejor. Les pondría el video de ‘Still Life’, pero seguro ya lo han visto. Así que les pongo esta otra joya para que se echen un rato y no vuelvan de su sueño.

Bueno, sí vuelvan. A ver qué nos depara el resto del 2011.

Anuncios

3 Respuestas a “Cinco discos del 2011 que me gustan un chingo.

  1. Audifonos peludos!!! Los mejor de este ano han sido los podcast de KEXP: MUsic that matters!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s