Loqueras y cagadas

Lo primero que te sale cuando buscas 'bipolar' en Google Images. Son como dos máscaras, goeiiiis. TRAGICOMEDIA, OMGZ!

Esta mañana/tarde, una amiga reblogueó en twitter un comentario que casi me hizo levantarme y aplaudir. En él, una chica que se hace llamar Alletta dice lo siguiente:

Así como es cagante que los volubles se digan bipolares es cagante la gente que piensa que la depresión se cura ‘echándole ganas’.
Comencemos con lo de los ‘bipolares’. Dentro y fuera de redes sociales, hay taaaaanta gente neurológicamente normal – salvo, quizás, por el hecho de tener el mismo Coeficiente Intelectual de Ernesto Chavana o Ninel Conde (o, para que no me digan malinchista

Hasta la foto que viene en la entrada de wikipedia para 'Trastorno bipolar' está llena de FAIL. 'TRISTE. FELIZ' Ugh.

vendepatrias, todo el elenco de The Only Way is Essex) – que se autodescribe como bipolar MUY a la ligera. ‘Goei, puse Up y me la pasé riendo y llorando. Soy bipolar, goeiiiii’. ‘Hace una hora estaba triste porque se murió mi perrito, pero ahora estoy feliz porque ganaron mis Chivas. Soy bipolarrrrrrr’. Tener trastorno bipolar va más allá de expresar diversas emociones en un día, y no siempre tienen que ver con factores externos. Pueden ser detonados por ellos – que una persona presente episodio maniaco después de que a su pareja le dan un caso difícil en el trabajo y no puede estar tanto tiempo con la familia, como pasó con el novio de la trabajadora social de Fred West –   y van más allá de estar feliz o triste. Según la película para televisión Appropriate Adult, la pareja de la ‘adulta apropiada’ de Fred West la intentó constantemente de convencer que vendiera la noticia a la prensa, y terminó comprando una televisión carísima y un carro extra en un arranque, sabiendo que Janet Leach no quería vender la exclusiva y no contaban con el dinero. Al final sí la vendió, pero como ella supervisó la película, se hizo presentar como una santa palomita.

Digamos que, con el ejemplo de la persona a la que se le murió el perrito y ganaron las Chivas, el comportamiento hubiera sido muy diferente si hubiera sido bipolar de verdad. Si se le murió el perrito, el episodio depresivo pudo haber sido tal que no hubiera podido ir a trabajar, con lágrimas saliendo de los ojos todo el día. Si tiene tendencia a la automutilación, se pudo haber hecho unos cortes nuevos. Pudo haber agarrado una borrachera terrible para saciar su dolor. O pudo haber estado tan inmobilizada por la depresión, que sólo pudo levantarse por un buen tiempo para ir al baño – si acaso – y no molestarse siquiera en comer. Si el triunfo de las Chivas hubiera detonado un episodio maniaco, a lo mejor hubiera salido a celebrar en la Diana (o a donde sea que vayan los fans de las Chivas), subirse a los carros, y madrear americanistas o seguidores de otros equipos. O gente vestida de civil. O camaradas fans de los Chivas que se le quedaron viendo feo.

El actor Stephen Fry es una persona abiertamente bipolar. Hace pocos años, sacó el documental The Secret Life of the Manic Depressive. Creo que les puede servir de mucho para entender mejor desde su propia experiencia y la de otros bipolares como el también actor Richard Dreyfuss.

Ahora, la segunda parte del twit. Lo de la depresión que se cura ‘echándole ganas’. Comenzaré confesándoles que padezco ansiedad y depresión. Por lo general estoy bien, pero he tenido largos y terribles episodios a lo largo de mi vida adulta. Tomo medicamento cuando sufro estos episodios, comencé a ir a terapia desde los quince años. Incluso estando aquí, cumpliendo mi sueño, tuve la mala

Las imágenes del artículo de wikipedia sobre 'Depresión' también están medio fail. Esta es de la sección 'PINCHES VIEJAS LLORONAS, CHINGÁ'

fortuna de ser una víctima más del Depo Provera. Si son propensos a episodios depresivos, les recomiendo mantenerse lo más lejos posible de esa inyección anticonceptiva. Y si tienen alguna condición hormonal que sea factor influyente en trastornos del ánimo – como el hipotiroidismo que me heredaron mi mamá y mi abuela paterna (mejor herédenme dinero) -, les recomiendo limitarse a métodos físicos de control natal. DIU, siempre condones, etc.

Con el Depo Provera, pasaba tardes llorando incontrolablemente dentro de mi cuarto. En serio, incontrolablemente. Tanto, que me aburría de mí misma. Por fuera me rodaban y rodaban las lágrimas, pero por dentro decía ‘¿qué pedo? ¿QUÉ DIABLOS ME ESTÁ PASANDO?’. Subí como diez kilos, la cara se me llenó de granos, y el cabello nada más no crecía. Pero lo que más me preoucupaba era no poder vivir PORQUE ESTABA DEMASIADO OCUPADA LLORANDO EN MI PINCHE CUARTO SIN MOTIVO ALGUNO. Funcionaba como anticonceptivo PORQUE NI GANAS ME DABAN DE COGER. Un mes después de la inyección, llegué al hospital hecha una mierda, y apenas pude hablar de mis daños colaterales – aunque mi estado lo decía todo. Volvieron a recetarme sertralina, que fue con lo que traté ese gran episodio que me había dado dos años atrás cuando coincidió con, entre otras pendejadas, el comienzo del hipotiroidismo. Me regularizé gradualmente, pero eso de la lloradera acabó casi de inmediato. En marzo, un ataque personal durante una fiesta en mi departamento volvió a darme unos niveles de ansiedad y baja autoestima dignos de quinceañera. Aparte de la sertralina, me recetaron propanolol para esos momentos ansiosos en los que se te sale el corazón de la garganta; y tomé una maravillosa Terapia Cognitiva de Comportamiento por computadora llamada Beating the Blues. Todo esto – más laborioso que ‘echarle ganas’ o, la receta favorita de mi mamá, ‘tener fe en algo’ -, así como ser ferviente seguidora de La Teoría de la Cuchara – recomendada para todo aquel con discapacidades visibles o invisibles -, me ha ayudado a mantenerme a flote y disfrutar más todo lo disfrutable. Y lo no disfrutable, pues, apesta; pero sé que no es el fin del mundo.

Así que no me dio mucha gracia cuando, en el Día Mundial de la Salud Mental, el 10 de Octubre, muchos twits fueron de burla y escritos – ¡Oh, coincidencia! – por los mismos pelmazos que dicen que son bipolares porque rieron y lloraron con Up. Un amigo retwiteó un comentario muy pendejo y sexista que llegó a poner una de esas nihilistas que son bien populares. Decía algo así como:
Hoy es Día Mundial de la Salud Mental. Van a festejar el 90% de las mujeres, jijijiji.
Así que le di unfollow al bato. Unas cuantas horas después, para contrarrestar toda la mamada de comentarios imbéciles y para unirme a quienes sí sabían qué onda, escribí agradeciéndole a la sertralina y al propanolol por hacerme estar menos pinche. Algo cuadró en el cerebro del bato al que le di unfollow y, apenado, me pidió un chorro de disculpas en Facebook.

Esa es otra cosa que me caga: cuando la gente insulta a cierto sector de la sociedad, sin saber que algunos de sus conocidos puedan o no ser parte de él; y solamente se disculpan directamente con esos conocidos. O sea, todos los demás se joden. Es como cuando alguien dice ‘goei, todas las feministas son lesbianas’ y tú, que no eres lesbiana pero sí feminista, le dices ‘ejem…’ y ese alguien te dice ‘tú eres la excepción’. No ayuda.

Así que piensen eso antes de burlarse de alguien o de un grupo de personas. Un ser querido y cercano puede ser de ese grupo. Si insultan a uno, insultan a todos. El ser querido incluido. Y si insultan al ser querido, pues, entonces no lo quieren tanto.
Anuncios

6 Respuestas a “Loqueras y cagadas

  1. me gustó el texto, eso es todo lo que tengo que decir…

    Pregunta:
    Dios es Bipolar?? … Por que eso de que llueva en lugares donde hace falta y luego madree a otros con terremotos de 9.0…
    Pensando que el exista vedá?

    saludos!

  2. Entiendo perfectamente todo lo que dices porque entiendo perfectamente las enfermedades mentales, pues en mi familia puede faltar despensa en la alacena pero que nunca se termine la fluoxetina, la sertralina, el litio, el valium y el clonazepam, entre otros del botiquín.

    Dios lo sabe, mi familia y amigos cercanos que prefiero un millón de veces que me rayen la madre, me den una putiza digna del hospital y me violen analmente 10 veces seguidas a que alguien me diga “échale ganas” si ando de buenas y los golpes los acepto al doble cuando me dicen la frase estando en depresión.

    Me dio gusto haber reblogueado algo para que escribieras esta cosa súper chingona. Beso en la boca.

  3. Hace varios años vi en Charlie Rose una entrevista a Barbara Enhenreich, donde hablaba de su libro, Bright-sided: How the Relentless Promotion of Positive Thinking Has Undermined America. Nunca lo leí, pero me impactó la plática y el mensaje principal de que eso de la actitud positiva y pensar que ‘siempre vendrán tiempos mejores” es puro bullshiteo y puede hasta ser contraproducente.

    Ya me dieron ganas de leer el libro.
    http://www.barbaraehrenreich.com/brightsided.htm

    SMILE OR DIE!

    (Cyn: eso se ve chingón. Voy a leer más al respecto. Si algún Godínez con agenda de Coelho me vuelve a decir ‘¡ánimo!’, le animaré la digestión de un puñetazo. Saludos.)

  4. Mi mamá parecía una persona “normal” estuvo un mes sin dormir ABSOLUTAMENTE NADA y seguir con su vida de maestra de primaría y madre, sin darme cuenta … hasta que un día estabamos en el carro encaminandonos a casa de una tía y perdió el control… NUNCA vi a mi madre perder control de sí misma para mi hasta entonces ella era un pilar de razón. Orilló el carro empezo a hablarme de su madre (igual bipolar que cometió suicidio) de como no quería ser como ella de como desde niña tuvo miedo… de como escuchaba voces… de como tenía episodios de paranoia… y de como lucho años para ignorarlos; no se que fue lo que catapulto este episodio pero fue el inicio de todo. Le diagnosticaron bipolaridad y vi por primera instancia como era la enfermedad de verdad. A mi mamá no la vi luchando para ir al trabajo… ni tirada en la cama extremadamente depresiva, ni chillando como quinceañera… su lucha fue una lucha silenciosa con tal de que yo no me preocupara con más razón apenas a un año de haber sido tratada por cancer de mama. A mi no me pasaba por la cabeza lo que sucedia en su psyche. La controlaron con Litio entre otros… y desde entonces me pregunto si mis episodios de depresión y autodestrucción (no muy intensos pero si frecuentes) sean una ventana más a lo que me depara en unas décadas. Le he llamado a mi madre exageradamente borracha, drogada y hecha mierda sobre mis deseos de morir y ella me dijo… busca a un terapeuta… cosa que no he hecho, siempre digo “no tengo tiempo” y no lo tengo pero se bien en el fondo que es un pretexto más. Y no no me la paso en la cama, no dejo de ir a trabajar… de repente me encuentro en este estado de ganas de destruirme sin razón aparente muchas veces es por odio a mi misma y de verdad hay días que pareciera que lo hago por hobby. Entonces sin… no toda depresión verdadera es estar enclaustrada en casa sin poder hacer nada… muchas lo son pero otras… siento que se reflejan de otra forma…

    (Cyn: no hay una experiencia absoluta de quien sufre algún trastorno mental, y ninguna experiencia nulifica la otra. Mi propia madre se levanta y hace de todo aún en sus peores ratos con la tiroides, aunque ella lo hace por orgullo propio y por lo que ella llama fe. Hay casos extremos en los que ni el orgullo mismo pueden levantar a la persona. Quizás sí debas ir al doctor, más considerando la predisposición genética. Por cierto, no sabía lo de tu abue ni lo de tu mamá. Qué fuerte. Abrazos a todos.)

  5. Así mismo intento muy seguido explicar a las personas que me rodean… Si me pagaran Por cada “échale ganas” que escucho… Ya habría edificado un instituto exclusivamente dedicado a la investigación y apoyo al TLP.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s