Uvi.Lov y El Gabinete del Doctor Caligari

Ya le tenía muchas ganas a esto. Hace varios meses, Uvi.Lov había comenzado a presentarse en vivo de una manera distinta a la habitual. La Cineteca de Nuevo León los invitó a musicalizar El Gabinete del Doctor Caligari (1919, Robert Wiene), ese filme mudo entre obra de arte e historia de terror del que todos hablan al mencionar a los pioneros del cine. La combinación fue tan exitosa, que volvieron a presentarse varias veces más alrededor del año. Desafortunadamente, siempre que lo hacían me encontraba fuera de la ciudad. Me había resignado a nunca verlos. Siendo fan del cine silente, de las musicalizaciones en vivo y amiga y seguidora del grupo desde hace muchos años, perderme la experiencia me dolía. Me encantó el EP, pero no era lo mismo sin vivirlo en persona de principio a fin.

Así que el viernes pasado, ahora que pude, los vi. Sin excusas.

Vaya que superaron mis expectativas. Todo embonaba a la perfección. Hasta los breves glitches visuales – por ejemplo, que un segundo Alan saliera a la derecha de Frances y al siguiente saliera a la izquierda – repercutían en lo sonoro. Los episodios de locura sonaban a un desorden total. Pasaban de los ratos divertidos en la feria al ritmo de un feliz casi-dance, a la oscuridad en el mundo de Caligari y Cesare. Así como los colores del filtro cambiaban, cambiaban las atmósferas sonoras. Sin llegar a la precisión anal de Cinematic Orchestra haciendo Man with a Movie Camera de Dziga Vertov (que también fue fenomenal), y sin la vagancia de In The Nursery al haber musicalizado ambas cintas (que sí, fueron de las primeras bandas contemporáneas no clásicas en acompañar películas mudas, pero cool story, bro). Fluyendo.

Fue lindo que fuera en exteriores, pero las circunstancias pudieron haber sido mejores. Ha estado comenzando a refrescar, y estábamos a diecisiete grados – menos cinco grados Fahrenheit en termómetro regio – para las ocho y media de la noche. Quienes llevábamos zapatos abiertos acabamos algo enfriados para las 10 de la noche. No quiero imaginar cómo terminaron los que iban en manga corta o falda. Iba mucho gótico con saco, así que fueron inteligentes. Aparte, habían pocas sillas para quienes querían – o sólo podían – sentarse en un asiento ‘de verdad’. Los demás estuvieron agusto sobre el césped o sobre unas piezas de foami como las que ponen en los jardines de niños. La gente sobre foami fue de hecho la que vio todo, banda y película, lo más cerca posible. Como estuvieron al lado – y algo retirados – y no debajo del proyector, muchos tuvimos que girar la cabeza varias veces para alternar nuestra atención entre la película y la interpretación. Lo más cagante fue que se llevaba a cabo otro evento al otro lado de la momificada Nave Lewis, así que, a veces, el ruido del punchis punchis y el locutor vozdemerolico se colaba entre los silencios más emotivos. Eso podía matar el estado de ánimo en segundos.

Fuera de estas circunstancias externas, todo fue maravilloso. La precisión, la belleza, las voces como instrumentos, los instrumentos como voces. El giro del final, tan común últimamente pero tan impactante dentro del concepto tiempo-lugar. Lo mismo con la idea de un doctor con un paciente-esclavo. Pero estos chicos, aunque sean de una generación menos inocente y donde tienen toda la información del mundo a través del mismo aparato que usan para producir y recrear algunos elementos musicales, actúan como si todo esto fuera nuevo. Tan escalofriante e inesperado como hace cien años. Como si esta sensación de auténtica novedad fuera trasladada a los tiempos modernos con un poco de ayuda en la que las orquestas, los jazzeros y el batito-con-pianito se hubieran sentido arcaicos. Este sonido verdaderamente funciona con la perpetua vanguardia que se encuentra en las imágenes.

Fotos por Ana Cecila Ávalos.

Por cierto, si quieren tener la oportunidad de ver a Uvi.Lov musicalizar una película, HOY (sí, HOY) están de nuevo en la Cineteca inaugurando el ciclo Rock en la Cineteca. Ahora les tocará El Viaje a la Luna  de Georges Méliès, algo más breve y optimista, y lo harán después de la premiere en Monterrey del documental de Size: Nadie Puede Vivir con un Monstruo. Véanlo, y quédense a verlos.

Anuncios

Una respuesta a “Uvi.Lov y El Gabinete del Doctor Caligari

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s