Pingu es lo máximo

Graffiti de Pingu por Andrew Curran.

Era una niña curiosa y fantasiosa. Me gustaba subirme a los árboles o jugar a que los útiles escolares eran personajes con los que me ponía a jugar en plena clase. Por alguna extraña razón, a pesar de ser distraída e hiperactiva (estaría chido volver a tener brotes de ADHD más seguido; al menos eran divertidos), también salía demasiado bien en los exámenes. Esa combinación de fantasiosa e inteligente resultó fatal para mi vida social. Los niños se burlaban de mí, me pegaban, y los pocos amigos que hacía pronto me traicionaban para evitar ser víctimas del aislamiento que yo vivía. En mi casa no tenía hermanos con quienes ‘practicar’ para madrearme bullies, ni con quienes – mucho más importante – experimentar qué se sentiría tener un BFF.

Pero sí tenía tele por cable.

¿Y qué veía una niña distraída, juguetona, fantasiosa y ñoña cuando regresaba de aquel aro en el infierno llamado Escuela Primaria?

Ventana de Colores, la barra infantil de Canal Once. Antes de que le cambiaran el nombre a Once Niños y que produjeran sus propios programas, Ventana de Colores transmitía más que nada animaciones y programas extranjeros. Caricaturas de la ex-URSS onda ‘Obrero y Parásito’, programas didácticos patrocinados por Dorling Kindersley, la saga hispano-francesa Erase una vez… en la que todo lo habían inventado ‘los griegos’ o ‘los chinos’, Rupert en español de España, Babar en español chileno, una serie con marionetas japonesas cuyo nombre no recuerdo, esta mafufada británica setentera cuyo nombre apenas recordé hace poco, y, sobre todas las cosas, dos animaciones que se han conservado muy cerca de mi corazón durante todos estos años: Moomin (con todo y traducción española) y Pingu.

Para quienes viven debajo de una piedra, Pingu es una serie suiza en la que sus protagonistas, una familia de pingüinos de plastilina, viven y trabajan en iglús en la Antártica. Fue transmitida fácilmente alrededor del mundo porque no tenían que traducirla a diferentes idiomas: los pingüinos y las focas hablaban un dialecto que Carlo Bonomi, el talento de voz, llamó ‘pingüinés’. Había historia, mas no guión, y ahí fue donde Bonomi insertaba sus frases pingüinesas sacadas del sueco y el suizo. Además de ese trompetísimo y maravilloso nug nug que me fascina tanto a mí como a quien compiló todos los del ’89 en este video:

Han habido dos o tres intros en toda su historia. El primero es el que pasaban en los tiempos que lo veía en primaria, y cuya música era indicación para celebrar, sentarme y callarme:

Pingu tenía a su amiga foca. Jugaban, se deslizaban y se apoyaban mutuamente. De hecho, la foca una vez le hizo un paro en su escuela sólo-para-pingüinos:

Fue el hijo único al principio, pero no por mucho tiempo. Pronto hubo un huevo que cuidar en la casa:

Y del huevo salió Pinga, casi tras una labor de parto ¿ovípara?

Pinga lo seguía a todas partes. Por ejemplo, a tomar aguas frescas, aunque los dos se hicieran pipí:

Y también celebran la navidad, o algo parecido a ella:

En el 2001, HiT Entertainment compraron los derechos británicos y volvieron a hacer todos los episodios. Esta es la versión que más retransmiten hoy en día, y por eso muchos de los videos de YouTube tienen el segundo intro.

¿Se acuerdan cuando David Hasselhoff era ‘grande en Alemania’? Pues también era grande en Suiza, y en 1989 hizo ‘Pingu Dance’, ahora la canción ‘oficial’ de la serie porque somos bien kitsch y así:

Este no fue el último encuentro entre Pingu y el pop. ¡Claro que no! En el 2006, el grupo Eskimo Disco consiguió que los de HiT les dejara hacer un video basado en el programa. Es así como contamos con esa chulada visual y auditiva que es ‘7-11’, con Pingu y muuuuuuchos pingüinos bailando.

(Nota: si quieren escuchar otra canción mientras lo ven, ‘Love Today’ de Mika también le queda. ¿Se acuerdan de Mika? Yo tampoco, pero algún comentarista de YT sí.)

PERO ESTO NO ES TODO. ESTO ES LO MERO NUEVO.

Ayer, el animador Lee Hardcastle subió su más reciente creación en claymation: los personajes de Pingu en un remake de The Thing. Sí. La de John Carpenter.

Les advierto que hay mucha sangre, fuego y vísceras. Aunque, en plastilina, la cabeza-araña se ve menos asquerosa que en lo-que-sea-el-pinche-material-vomitivo-que-usó-Carpenter-en-la-peli.

No hay duda que es LA MEJOR PELÍCULA DE LO QUE VA DEL 2012. ¿La nominarán para los Óscares? Es en serio.

Corrupto o incorrupto, horripilante o divertido, Pingu sigue siendo para mí lo máximo.

Mi Pingu de peluche. ❤

Anuncios

6 Respuestas a “Pingu es lo máximo

  1. Hay un capítulo tenebroso cuando tiene un sueño Pingu y ve a una foca enorme, nunca lo vi en television, hasta hace poco me lo topé en Youtube y leyendo en internet me encontre con que ese cap lo retiraron por que causo conmocion en varios niños alla en Uruapa, digo Europa. No se si sea cierto, de hecho yo tambien disfrutaba mucho de la barra de Once Tv con mi carnalilla y cosa curiosa, mucho de ese canal lo pasaban en canal 28 aparte de los esplendidos programas de DW y uno buenisimo que se llamaba el Show de la Ciencia y el no menos fenomenal Los cuentos del espejo con Andres Bustamante.
    Saludos Cyn!

  2. Aquí en Inglaterra. Era el único que había, y lo compré. También estaba su hermanita Pinga, pero la próxima vez que fui ya no lo tenían. 😦

  3. Hola , felicidades por esta reseña histórica, y fantástica , reviví media infancia !!! ventana de colores caray , y babar también , ese elefante era único :p

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s