La Reina visita Leicester

Uno de los típicos comentarios, en broma, que recibo cuando digo que vivo en Inglaterra, es ‘¿Y has visto a la Reina?’. Ahora les puedo decir que .

Este año es el 60 aniversario de la Reina Elizabeth II (o Reina Isabel, si leen el Hola) en el poder, y se conoce como el Jubileo de Diamante. En la historia de la monarquía británica, sólo ella y la Reina Victoria han llegado tan lejos. Si Elizabeth llegara a sobrevivir diez años más, en el 2022 estaría celebrando el Jubileo de Platino.

En cada Jubileo, la Familia Real visita diversos lugares en el Reino Unido y en los países del Commonwealth (antiguas colonias británicas que se independizaron ‘en buenos términos’, aún tienen el perfil de la Reina en su moneda, y cuentan con algunos privilegios).

La ‘gira de aniversario’ comenzó en Leicester. Por supuesto, más que nada para darle gusto a quienes me preguntan si conozco a la Reina, tuve que estar ahí.

Kate Middleton, la Reina Elizabeth II y el Príncipe Phillip en la estación de trenes rumbo a Leicester. Foto: BBC

La Reina, su marido el Príncipe Phillip, y Catherine Duquesa de Cambridge (sí… ella…) llegaron a la estación de trenes cerca del mediodía. Fueron recibidos con emoción por un montón de niños de primaria que nunca los habían conocido en su vida. Después, fueron a la Universidad De Montfort a presenciar algunos bailables y una pasarela de los estudiantes de Modas, que presentaron zapatos diseñados especialmente para que la Duquesa eligiera sus favoritos. Al final, tras una misa ecuménica en la Catedral y un almuerzo con selectas personalidades, fueron al centro de la ciudad a recibir un regalo del alcalde.

Fue a este último evento al que asistí yo, igual que centenares de habitantes más.

Multitud de personas en el centro de la ciudad de Leicester, alrededor de la Clock Tower.

Como podrán notar, distó mucho de ser una audiencia privada. Algunos ya se encontraban en el centro trabajando o haciendo mandados, y se pararon un rato a ver qué onda. Otros, fueron preparados con orgullo, admiración, e incluso atuendos con la bandera británica:

¿Vaqueritas Union Jack?

Sí, así se visten todos en Reino Unido todos los días. Jajaja no es cierto. 😛

Es cabello natural.

Podría decirse que los empleados en negocios de Granby Street tuvieron palco preferencial, y pudieron ver todo mucho mejor que nosotros.

 A esta niña le andaba del baño, pero su mamá le dijo que se aguantara.

Después de esperarla, la Reina y sus familiares llegaron bajo el gazebo que estaba junto a la torre. Presenciaron un bailable que celebraba el día de Holi – del cual algún día hablaré -, y fueron celebrados por el alcalde, quien dedicó la remodelación de una plaza al Jubileo del Diamante. Cuando el lugar sea inaugurado, tendrá una placa conmemorando la visita.

Un tanto parca, por cierto. Si bien saludó gente a las afueras de la Catedral, a nosotros ni se nos acercó.

Esta es la única foto que pude tomar de la Familia Real.

¿Ven ese círculo rojo? Lo puse en Paint para que vieran dónde estaban. Ahora le daremos un acercamiento.

Esa señora pequeñita y vestida de rosa es la Reina Elizabeth II. La señalé con una corona porque apenas puede percibirse. Esa mancha alta y azul oscuro a su lado derecho es la Middleton. Muy a su izquierda, casi al final del círculo, está el marido de la Reina.

Después de cantar su canción (¿no se hartará de ella?) y de tres hip hip hurrahs, vino una van y se los llevó a la estación. Pensamos que daría una vuelta cerca de nosotros, pero no lo hizo.

Fue un tanto decepcionante que no viniera a saludarnos. Se supone que siempre lo hace, pero no ahora. Si no podía caminar tanto por cansancio y por la edad, podía haber dado la vuelta en la combi. O en un carrito con ruedas, como esta dama de pantomima:

Hubo gente que se quedó esperando un largo rato más, confundida y preguntándole a los policías si la Reina iba a volver.


Pero la vuelta no fue en balde. Los asistentes fueron entretenidos en sus muestras o sátiras del patriotismo.

Dog save the Queen

Otra dama de pantomima, bailando ‘Bongo Bong’.

Él no viene disfrazado. Sí es un señor importante.

De plomazo, la enorme pantalla cerca de las tiendas nos regresó a la triste realidad. Más soldados muertos en la guerra. ¿Dios salve a la Reina?

En las buenas y en las malas, a favor o en contra de la monarquía, los británicos no dejan de estar orgullosos de serlo. Aunque se les caigan – ¿o tiren? – las banderitas al piso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s