De lejos: Coachella 2012 – Día Dos

En Coachella, papaloy!

Este día nos levantamos temprano para ver el Grand Prix de China, y traté de evitar todos los twits en los que ustedes hablaban de la transmisión de Coachella en vivo. Los vería después, y no quería arruinar nada. Cuando se acabó el forum de Formula 1 de la BBC, tomamos una siesta que no fue nada poderosa y sí muy larga. Tan larga, que nos perdimos de los primeros grupos en la retransmisión de Coachella. Los que más me dolieron fueron Destroyer y Buzzcocks. Estos últimos, sobre quienes tenía una gran expectativa gracias a amigos que hablaron maravillas de su presentación en México, y gracias a mi marido que ya los había visto antes. Ahora sí que, citando la playera DIY de un Ecatepunk en el Auditorio BB, ‘lo busco y los buzco, y no los’ encuentro. 😦

Comenzamos con Squeeze, con quienes nos acordamos de Mike and the Mechanics en IoW por aquello de ser la banda inofensiva para papás y abuelos. Estuvieron OK, pero les faltó Jools Holland. Recuerdo haber visto hace casi diez años un Bands Reunited de VH1 en el que querían volver a juntar a Squeeze, y uno de los que más se negaba era el mismo Jools. No importaba que el conductor hubiera tenido que viajar a Londres – ¡oh, sacrificio! – para contactarlo en persona, la vuelta fue de oquis y no se llegó a nada. Ahora parece que a todos los demás les importó un reverendo rábano lo que opinara el anfitrión de Later…, y consiguieron a otro pianista. El chico era pasable, pero por supuesto que no era lo mismo. Le faltaba la fluidez – ¿la ebriedad? – del gran Jools, ese que ahora se la vive invitando chicas que le gustan a tocar a su programa de televisión.

Nada nos atrajo después. En un canal, Andrew Bird montañés en el desierto. En otro, Grace Potter & The Nocturnals con su onda brockanroller a todo lo que da. En el tercero, St. Vincent, de quien también tenía altas expectativas por su presentación en el BB; mismas que se fueron por el caño con el mal sonido, el Moog desafinado, y el PJ Harvey wannabe que la chica se cargaba.

A estas alturas, lo mejor de lo que habíamos visto fue la entrevista a Noel Gallagher. El señor no ha dejado de ser el troll de antaño, quizás ahora más maduro, una vez más mostrando que fue el hermano Gallagher que se tomó toda la leche materna mientras su hermanito se comía los mocos. Sus respuestas eran entre graciosas y profundas, hasta pidiéndole cosas a Obama, y repelando por unas lamparitas en su camerino.

Hoy la repiten completa, a las 5:10 PM PT en el canal 3 de la transmisión de YouTube.

Siguió Kasabian, con la fuerza suficiente para establecer un rapport perfecto con la audiencia. Demostraron que tienen un gran alcance en algunas partes del territorio estadounidense, y la gente cantaba al ritmo de temas oscurísimos como ‘Vlad the Impaler’. También hay que reconocer que una gran parte de los asistentes al festival venían de México, tomando provecho de la locación en un estado fronterizo. Así que los fans no son exclusivos de los Estados Unidos.  Podemos medir, entonces, que son grandes en toda Norteamérica. Y qué gusto que una banda de Leicester que comenzó tocando en la calle ahora sea la estrella de enormes festivales alrededor del mundo.

Entre ellos y Radiohead sólo quedó esperar, y Miike Snow hizo agradable la espera. Aunque el comienzo fue lento, lo demás fue entretenido. No lo suficiente para llamar completamente mi atención. De hecho, comencé a escribir este reporte con ellos de fondo. Amenos, pero no imperdibles.

Al final, vino Radiohead, a quienes buscaba ver todo el día. Una vez más, citando al Ecatepunk, ‘los busco y loz buzco y no’ los encuentro. Se han enredado en su asunto cuasi-jazzista-cuasi-experimental, y no se esfuerzan en hacer nada más. Son flojos. Saben que la gente los ama, pero ellos no los aman de vuelta. Si no era casi todo King of Limbs o si no eran sus canciones nuevas más aburridas, lo despedazaban y tocaban con desgano. Por ejemplo, Thom Yorke casi tarareaba ‘Paranoid Android’; y cuando rompieron el hielo y sacaron ‘Myxomatosis’, Jonny Greenwood rasguñaba las notas incompletas. Ni siquiera ‘Everything in its Right Place’, el temazo de Kid A que deconstruían en cada presentación,  sobrevivió a las garras de sus inclinaciones andropáusicas. Está bien que Thom saque su material de solista o colaborando con sus amigos o como DJ – ¡pero que aprenda a mezclar! -, que Jonny haga bandas sonoras al por mayor, y que los demás se desempeñen por separado haciendo lo que les gusta. Y les sale muy bien. Pero ahora que se notan ciclados y aburridos – hasta Colin Greenwood, fan número uno de Radiohead, tenía una hueva inmensa -, y que los integrantes más exitosos imponen hacer algo que no necesariamente le guste a los demás o que no necesariamente combine, no provocan más que lástima y dolor. Con tanta banda reunida que regresa con hartas pilas, hasta ganas dan de que se separen por un rato. Es tiempo de tomarse un break. No soy yo, eres tú.

Noel dijo que no puedes bajar un concierto, gracias a dios. Es cierto: no podemos bajar ni streamear la experiencia completa de un festival. Ni la suciedad, ni las multitudes, ni el agua de riñón, los empujones, el sudor, el calor/frío/lluvia/lodo, ni el retumbar de los altavoces, ni la oportunidad de verle hasta los barritos de la frente al artista de tu preferencia. Pero esto de las transmisiones de festivales por Internet hace la vida mucho más fácil a los melómanos que no siempre pueden salir de su país o ciudad a ver todas las bandas que les gustan, que no les gustan, y que les falta conocer.

A todo esto: ¿DÓNDE QUEDÓ LESLIE FEIST? Es cierto que su nuevo disco no gustó mucho, pero no estuvo bien que la excluyeran por completo. ¿Qué les costaba transmitir su concierto en vez de esos house-dubsteperillos con visuales de dar jaqueca?

Anuncios

Una respuesta a “De lejos: Coachella 2012 – Día Dos

  1. De algun modo podemos entender la actitud de los Radiohead en su desempeño en el escenario, la música que hacen está fria, son los gustos de Yorke y esa actitud de ser como mezclador / DJ no me gustó para nada, como quiera, al lado de las piezas del nuevo disco que estan asi como feitas (sacrilegio!) sacaron la garra, el corazon y el alma cuando tocaron 15 steps, Weird Fishes, sus momentos electrosos visualmente estan cabrones pero chingan la retina jaja…si estuvo de diez y ya quisiera verlos en vivo para extasiarme y decir “yo vi a los Beatles del siglo XXI)

    SALUDOS JOYITA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s